martes, 4 de noviembre de 2008

PORCINOS: SISTEMA DE EXPLOTACION

PORCINOS:

SISTEMA DE EXPLOTACION:.
Clásicamente, se consideran tres sistemas de explotación: Intensivo, extensivo y semi-extensivo, dentro de cada uno de ellos caben numerosas variantes o modalidades que responden a necesidades o finalidades concretas.
Sistema extensivo
La explotación extensiva se caracteriza por utilizar animales de biotipos ambientales, normalmente razas rústicas y autóctonas, con un limitado poder de transformación y bajos índices reproductivos.
El porcino extensivo se explota en España en la zona del sudoeste, en el ecosistema denominado Dehesa, caracterizado por la coexistencia de encina, alcornoques y pastizales de gramíneas y leguminosas. La explotación de cerdo en extensivo está íntimamente ligada a los productos y subproductos de la dehesa y se divide en cuatro fases, denominadas de cría, recría, premontanera y montanera o cebo.
El establecimiento estacional de las parideras está determinado por el aprovechamiento de pastizales, rastrojeras y montanera, con diferentes niveles de suplementación dependiendo de las épocas de escasez. Actualmente se trata de agrupar todas las parideras en octubre, para producir animales que entren en montanera con una edad entre los 14 y los 18 meses, con un peso inicial de 100-120 kg y terminen en febrero o marzo con un peso de 160-180 kg.
La cría se refiere al período de lactancia, que se extiende por un período de 56 días. Generalmente se realizan dos parideras por lote de cochinas, y los partos se realizan en naves de paridera con cubículos de mampostería o en el sistema camping. Los lechones a partir de los 21 días de vida y con un peso de unos 4-5 kg. Comienzan a ser suplementados con cantidades crecientes de pienso de alto valor proteico.
La recría es el período comprendido entre la cría y la premontanera, y suele iniciarse en el mes de enero, si la paridera es en octubre. Los cerdos son mantenidos en cercados para aprovechar la hierba escasa del invierno y suplementados con 1 kg aproximadamente de pienso equilibrado. Al comienzo del mes de marzo los cerdos de recría tienen a su disposición los restos de bellota de la montanera anterior y los pastos primaverales, con lo que a final del mes de junio alcanzan un peso aproximado de 60 kg.
La premontanera
Comienza en el mes de julio y el objetivo fundamental de esta etapa consiste en llevar a los animales desde los 60 a los 100 kg, que se debe alcanzar antes del inicio de la montanera, en el mes de noviembre. Si no se dispone de rastrojo de cereales para su aprovechamiento por lo cerdos durante esta etapa, lo cual viene siendo muy habitual, se puede confinar a los cerdos en cercados y administrarles una cantidad variable de pienso equilibrado entre 1’5 y 2 kg.
La montanera es el aprovechamiento por parte del ganado porcino de las bellotas producidas por las especies forestales de la dehesa. Esta fase puede empezar en el mes de octubre pero su mayor eficacia se encuentra entre noviembre y enero. El cerdo entra en montanera con 90-100 kg y sale tres meses después con 150-165 kg.
Si no se alcanza un peso adecuado para el sacrifico al final de la montanera, se puede suplementar con pienso, con lo que se recurre a la montanera parcial o de recebo.
Sistema intensivo
Supone una forma de explotación altamente tecnificada dirigida a situar al ganado en condiciones tales que permitan obtener de él altos rendimientos productivos en el menor tiempo posible. En porcino se realiza la explotación ultraintensiva, con animales en cubículos y ambiente totalmente controlado.
Hay que tener en cuenta que se pueden dar diferentes subtipos dentro del sistema intensivo. Así podemos encontrar:
Explotaciones de producción de lechones. Son destetados y se venden
Explotaciones de producción de cerdos cebados. Compran lechones y los ceban con destino a matadero.
Explotaciones de producción de reproductores. Son centros de selección de reproductores.
Explotaciones de ciclo cerrado. Realizan todo el proceso en la misma explotación, desde el nacimiento, lactación, recría y cebo. Se reponen de reproductores con su propia producción, en ocasiones también se obtienen de centros de selección.
Lo normal actualmente es la asociación de dos de los subtipos anteriores o el ciclo cerrado, que es el más recomendable por la seguridad sanitaria que ofrece.
Caben dos modalidades de organización en la explotación. La primera es la paridera continua o paridera tradicional, en la que cada hembra se cubre cuando muestra un celo de forma que las cubriciones y por tanto también los partos se suceden de forma continua a lo largo del tiempo. La segunda modalidad la constituye la paridera planificada, en la que los partos se programan de manera que se concentran en el tiempo los de cada grupo de cerdas en que se subdivide el plantel de reproductoras. Cada uno de dichos grupos constituye un lote, o conjunto de cerdas que se encuentran en el mismo estado fisiológico y se manejan de forma conjunta. La consecución de partos concentrados exige la concentración de las cubriciones y por tanto de los celos. Para lograr suficiente simultaneidad en la aparición de celos de las hembras de un lote resulta imprescindible proceder al destete simultáneo de todas las camadas de un mismo lote.
Hay que tener en cuenta que la composición de un lote es dinámica, aunque el número de ceras que lo componen sea constante, ya que una determinada cerda puede dejar de formar parte de un lote concreto bien por ser desechada y sustituida por otra de reposición, bien por no quedar gestante a la vez que las del resto del lote. En el segundo caso, la cerda que no quedó gestante pasará a un lote posterior y será sustituida por otra a la que le haya sucedido lo mismo en un lote precedente, y como la probabilidad de que esto ocurra es la misma para todos los lotes, el número de cerdas será prácticamente constante en todos los lotes a lo largo del tiempo.
En la explotación porcina intensiva, el manejo por lotes es la opción más recomendable, dadas las ventajas que ofrece, entre las que se puede destacar:
Posibilidad de realizar vació sanitario en los locales en que puede aplicarse el sistema todo dentro- todo fuera.
Manejo más racional del ganado, al coincidir para los animales de un lote casi todas las operaciones.
Aumento de la eficiencia del trabajo del personal que cuida los animales.
Mejor aprovechamiento de la inseminación artificial, al concentrarse las cubriciones.
Mejores condiciones para la comercialización de lechones o de cerdos cebados, pues tendremos grupos suficientemente grandes de animales homogéneos con una periodicidad previamente establecida.
Sistema semiextensivo o semiintensivo
Este sistema es una mezcla entre los dos anteriores, se realiza planificación de cubriciones, paridederas y destetes y el ganado mantiene una alimentación basada en recursos naturales y suplementación, mayor que la que se ofrece en el sistema extensivo.
Las instalaciones suelen ser cabañas o casetas de campings. El ganado está en un cercado relativamente grande en función del tamaño de cada rebaño y cuenta con abrevaderos y comederos.

NUTRICION Y EXPLOTACION.

Es el estudio de los requerimientos del animal y de los nutrientes que aporta el alimento.
MANEJO SANITARIO:

El manejo sanitario que le debe proporcinar al cerdo incluye:
Adecuado manejo sanitario de los lechones.
Adecuado manejo de las marranas en gestación.
Observación y atención al momento del parto.
Separar los animales por grupos (hembras gestantes, vacías, lactantes, machos).
Cumplir las normas de bioseguridad.
Llevar a cabo un plan de vacunación y desparasitacion.
El productor debe ajustar el plan sanitario a las necesidades de la zona y en especial de la unidad de producción

Construcción de comederos para cerdos: Los comederos para cerdos deben garantizar la eficiente administración del alimento a los animales. En general existen tres tipos de comedero:
MANEJO DE INSTRUCCIONES:

El objetivo principal del productor de cerdo es cumplir con las demandas del consumidor. Estas demandas parecían ser simple y claro un buen producto de calidad a un precio económico. Actualmente la preocupación del sector público sobre el bienestar de los credos en los sistemas de producción donde estos credos son criados esta generando nuevas demandas. Los productores tienen que monitorear estas demandas y cuidadosamente responder en forma apropiada.
En la mayoría de los países productores de cerdo actualmente ha habido grandes cambios en los sistemas de producción con el objetivo de mejorar la producción, y reducir costos. La cría del cerdo actual a dejado de ser una actividad familiar y se a convertido en una actividad industrial. Estos cambios en la producción han sido generados por la gran demanda de producto de buena calidad a un precio aceptable.
Desafortunadamente estos sistemas de producción intensivos en los cuales por razones económicas se a incrementado el numero de animal así como se modificado su habitad a generado grandes preocupaciones. Principalmente considerando si los credos están siendo criados en una forma natural y con bienestar. Actualmente la industria porcicola de los EU así como en casi todo el mundo esta bajo escrutinio por parte de grupos ambientalistas que argumentan que los animales en cautiverio son privados de su libertad y forzados a vivir en un ambiente antinatural, por lo tanto sus derechos así como su bienestar han sido violados.
Los asuntos de más discusión son el confinamiento de las cerdas durante gestación, parto y lactación. Practicas de manejo que se aplican en la industria para protección de los animales y empleados así como para facilitar la interacción y el manejo de los mismos. Como sea el argumento de la restricción de movimiento, el control total del medio ambiente y los posibles cambios de comportamiento en los animales son los puntos mas discutidos concernientes al bienestar de los credos. En el cerdo de engorda la cría de estos en piso de cemento con eslats, ambiente controlado y confinamiento, lo cual genera grandes beneficios de higiene. Es también cuestionado y continuamente utilizado como argumento para decir que los credos son maltratados.
Actualmente el manejo de destetes tempranos ha capacitado a los productores a tener una mejor y mayor producción de credos. Pero desafortunadamente si las prácticas de manejo como bioseguridad y higiene no se cumplen correctamente se puede generar una mayor susceptibilidad de los credos a enfermedades.
El interés de la industria porcicola sobre el bienestar del cerdo y el de satisfacer la expectativas del consumidor son objetivos prioritarios para clarificar los objetivos del productor y reducir la presente confusión y desinformación sobre el bienestar de los cerdos.
La definición de bienestar en la granja es “ El estado de una completa y perfecta armonía entre la salud física y mental del animal con su medio ambiente”. Esto claro esta no es algo muy fácil de lograr y tampoco es muy fácil de medir. Muchos de estos requerimientos para un buen desarrollo físico corresponden con prácticas de manejo que generan una mayor producción. La disminución o ausencia de enfermedades y parásitos, una correcta nutrición (evitando deficiencias y manteniendo una buena condición física), y el proveer de un buen medio ambiente (instalaciones limpias, desinfectadas y sin la presencia de objetos que puedan ser riesgosos o peligrosos). Proveer apropiada ventilación y clima. Son prácticas que forman parte de nuestra diaria producción.
Es necesario que nosotros como parte de esta industria estemos dispuestos a seguir las instrucciones y reglamentos establecidos para así evitar la desinformación y los ataques por parte de grupos ajenos. Aquellos que no consumen carne y que desean vernos fuera del mercado. Recuerden que el tener los mejores reglamentos y prácticas de manejo no es suficiente. Estos deben ser aplicados y respetados para tener una mayor y más saludable producción.
Publicar un comentario