domingo, 24 de abril de 2016

LA CRIMINALIDAD, DELITO. ALCOHOLISMO. CRIMINALIDAD. DELINCUENTE.

http://lea-edwinlicones.blogspot.com/googled1e72b91d1eb0055.html

LA CRIMINALIDAD 

Es un fenómeno que siempre ha existido en las sociedades, actualmente se ha visto propulsada al centro de nuestras preocupaciones más prioritarias, por constituir un problema real cuya intensidad ha crecido considerablemente en las sociedades postmodernas.

Es esta problemática global, el tema a desarrollar en este trabajo, tratando aspectos como las causas de este mal, que como miembros de la sociedad somos testigos de las mismas y afectados por sus consecuencias, como también somos responsables de manera directa o indirecta. 

La delincuencia surge en muchos de los casos debido a la irresponsabilidad que han tenido los padres en la formación de los hijos y debido a una serie de factores que vienen determinados por la misma sociedad.

¿Qué es el delito? ¿Qué factores favorecen la delincuencia? ¿Qué métodos ha creado la sociedad para combatirla? ¿Qué tanto somos culpables? Éstas son otras de las interrogantes a contestar en este material, que partiendo de la investigación documental, ofrece un enfoque realista con el propósito de despertar conciencia en un mal que nos afecta a todos.

EL DELITO:


Sobre el origen del delito no se está muy claro puesto que el mismo ha existido siempre, en todas las sociedades y en todas las épocas.

Lo que si está claro es que este surge conjuntamente con la aparición del Estado, que es ahí cuando los hombres establecen las normas cuyas violaciones constituyen lo que se llama delito.

El delito tiene su fundamento en el principio de legalidad, según el cual sólo se puede considerar delito el hecho que previamente está tipificado como tal por el Código Penal, o alguna ley especial. Esto es de algún modo una garantía para el ciudadano, en el sentido de que si se dejara al capricho de la autoridad, entonces la seguridad individual de los ciudadanos estaría en peligro.

El delito es un acto anti-jurídico que lo cometen hombres y mujeres de cualquier estatus social. El cual puede nacer tanto de una acción como se una inacción, en todo caso, el delito es una variante de la conducta amoral, que se sale de las normas habituales de la sociedad.

Para definir el delito hay que tomar en cuenta el país o lugar, debido a que el mismo está sujeto al tiempo y al espacio, porque ha sido considerado como una valoración cultural; significa esto que lo que la ley aquí considera delito, probablemente en otro país no lo es.

El Código Penal Venezolano define el delito, sin embargo ha sido una tarea de la doctrina dar una definición del mismo: delito es una acción típica, anti-jurídica, imputable, culpable, sometida a una sanción penal y a veces a condiciones objetivas de punibilidad.

De ahí se desprende que el delito es una acción contraria a la ley y que sólo puede existir en virtud de una disposición expresa del Código Penal o cualquier ley especial que diga con claridad que tal acción se castigará con la sanción, de ahí una máxima latina muy conocida que dice: “Nallum delitum mulla poena sine lege previa”  (no hay crimen ni delito ni pena sin una ley previa).

En el estudio y enfoque del delito hay que tomar en consideración según que se trate del derecho penal o de la criminología. El derecho penal, es una ciencia normativa; la criminología es una ciencia causal explicativa. Partiendo de estos dos parámetros resultaría fácil distinguir el enfoque que hace una y otra.

Para el Derecho Penal sólo existe el delito en cuanto haya una norma o ley preexistente, es decir, cuando el legislador ha votado una ley estableciendo sanciones penales.

Para la Criminología, el vocablo delito tiene una significación mucho más amplia; es delito para la criminología toda conducta antisocial, es decir, todo comportamiento humano que lesione o ponga en peligro intereses particulares o sociales de alguna persona física o moral.

En Criminología se habla de conducta desviada para referirse al delito, lo que quiere decir que no es necesario que exista en una legislación penal vigente.

El Delito: es un fenómeno social que existe en todos los rincones del mundo, razón por la cual todos estamos expuestos a ser sujetos activos o pasivos del mismo. Este fenómeno está arropando al mundo entero, lo que preocupa a toda la humanidad, ya que aumenta en todas las sociedades.

Los intentos para prevenir el delito han sido numerosos, sin embargo, no se ha logrado prevenir ese mal social, que destruye la armonía en la sociedad. Cada vez son más altos los índices de criminalidad que se registran en Venezuela y en todo el mundo.

Los delitos son un mal que nos afecta a todos, por lo que es también responsabilidad de todos combatirlo. Se hace necesario el seguir buscando alternativas que tiendan a disminuir la criminalidad, pero no a través de sanciones drásticas y severas, más bien, a través de tratamientos terapéuticos que implementen a los individuos que llegan a prisión, pero que el mismo tenga un alcance post-penitenciario.

LA DELINCUENCIA:

Delito y delincuencia no son sinónimos, pero si están directamente vinculados. Delito es una acción singular, en tanto que la delincuencia se refiere a ese conjunto de crímenes y delitos que se producen en la sociedad en un espacio y tiempo determinados; por lo tanto se puede decir que la delincuencia es la consecuencia del delito.

Se dice que la delincuencia es un fenómeno colectivo y no constituye un fenómeno homogéneo.

Factores:

*La familia:

La educación que los padres y representantes les den a sus hijos así como la atención que les pongan juegan un papel muy importante en este problema social ya que puede suceder que aunque haya una familia relativamente unida, las preocupaciones y ocupaciones de los padres hacen que dejen a los hijos con muchos ratos libres y una libertad que muchas veces hace que pierdan la vergüenza y se vuelve libertinaje y surjan las reuniones con grupos de jóvenes desempleados y sin ninguna labor que se inician en la acción delictiva.

El niño que ve a sus padres disputar entre si hasta de forma violenta, juzga a la sociedad en su conjunto sobre el mismo modelo y llega a creer que el también debe defender violentamente su punto de vista.

En la familia, los dos factores que con más frecuencia se asocian al desarrollo de violencia es tener familiares directos que también sean violentos y/o que abusen de sustancias aunados también al descuido familiar provocando la búsqueda de libertad, formándose o uniéndose a grupos irregulares

La severidad excesiva demuestra que cuando los padres son muy exigentes o estropean al niño a fuerza de quererlo hacer perfecto, o hacen nacer la rebeldía en vez de favorecer la honradez. Y así es como estas víctimas de la disciplina fría o brutal aprovechan la primera ocasión favorable para liberarse de toda tutela y hacer lo que les da la gana. También hay padres demasiados débiles. La disciplina personal, especialmente el poder de retenerse, de actuar o de privarse de una cosa deseada, debe ser inculcado al niño.

*Influencias sociales o externas:

Más importante como causa social es la llamada subcultura delincuente. Aunque sus detractores dicen que esta hipótesis carece de evidencia experimental, hay comunidades, barrios y colonias en donde niños y jóvenes saben que para pertenecer al grupo y formar parte de su comunidad necesitan pasar algunos ritos de iniciación, entre los que se encuentran robar, asaltar, asesinar o quizá cometer una violación. La falta de medición requiere de estudios, sí, mas no de desestimar lo que obviamente es un factor de formación de conductas y conceptos sociales.

Todos saben hasta que punto las malas lecturas y el mal cine pueden desviar a los jóvenes del camino.
El cine ejerce una verdadera fascinación, sobre todo en las grandes ciudades para los que asisten a él varias veces a la semana, esto basta para falsear su sentido de la realidad. Los filmes peligrosos, agresivos, violentos son los que representan las manifestaciones de malos rasgos del carácter, especialmente cuando la acción se desenvuelve en medio del lujo y la vida fácil.

*La moralidad:

Moralidad deriva de la palabra latina moralis; Quiere decir "costumbre, maneras o pautas de conducta que se conforman a las normas del grupo". De sus padres, de los adolescentes y de otras personas revestidas de autoridad el niño aprende lo que se considera correcto y lo que se tiene por incorrecto.

Los adultos interpretan para él los códigos morales de la comunidad y le aplican castigos cuando los viola. Los principales cimientos de los códigos morales se llevan a cabo en el hogar, si bien la escuela y la iglesia también contribuyen a su buen formación.

A falta de estos códigos de conducta, el comportamiento se torna rebelde y el niño o adolescente no demuestra ningún tipo de respeto por las normas de conducta ni por las autoridades.

ALCOHOLISMO Y CRIMINALIDAD:

La ingesta de bebidas alcohólicas es una actividad lícita y permitida socialmente, por eso, en la mayoría de las actividades sociales es normal que se brinda y consuma alcohol. Esta práctica en principio no es dañina, pero cuando se hace de manea excesiva, si puede causar daño a la salud del individuo, tanto de manera física como psicológica.

El alcohol provoca pérdida del conocimiento, lo que es causa de accidentes de transito por conductores imprudentes que conducen bajo el efecto del mismo. Otro efecto del alcohol es que vuelve a las personas proclives a la violencia, lo cual genera superioridad sin razón ciudadana y el ataque a otros individuos ocasionando, delitos, robos, asaltos, violencia, asesinatos, violaciones entre otras.  
Publicar un comentario